Tiempos

Por Ricardo Dulanto B.
“Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como...
ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escapará. Más vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día, no somos de la noche ni de las tinieblas.Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios. Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan. Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, quién murió por nosotros para que sea que velemos, o durmamos, vivamos juntamente con él. Por lo cual, animaos los unos a los otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.
Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los hermanos que trabajan entre vosotros; y nos presiden en el Señor, y os amonestn; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros.
También os rogamos hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengáis a los débiles, que seáis pacientes para con todos. Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús. No apaguéis al Espíritu. No menosprecies las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal. Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida del Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cuál también lo hará. Hermanos, orad por nosotros. Saludad a todos los hermanos con ósculo santo. Os conjuro por el Señor, que esta carta se lea a todos los santos hermanos. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros. Amén
“(1ª. Tesalonicenses, Capítulo 5:1-28)
Comentario:
La iglesia debe estar despierta, para los tiempos que se están viviendo hoy. La conducta diligente, pacífica, amorosa y de fe en Jesucristo llevará a buen recaudo al cuerpo de Cristo.
Hoy más que nunca la iglesia debe ser sal y luz del mundo. Debemos evitar mimetizarnos con el mundo. No tenemos que negociar la proclama del evangelio, debemos hacerlo con valentía, autenticidad y tesón, sabiendo que tenemos un adversario que no descansa. Es muy reconfortante saber que las puertas del Hades no prevalecerán contra la iglesia. Es menester ser cuidadosos y no dar lugar al diablo, él no tiene parte en la santificación de la iglesia, aunque haga mucho por destruirla. La iglesia debe vivir bajo el prisma de la cruz de Cristo.
uestros ojos deben estar puestos en el consumador de nuestra común fe. El mundo entero puso los ojos en el nacimiento y en su muerte. La iglesia tiene que continuar y completar la obra que comenzó en Belén, esto es enseñar y predicar el evangelio del reino.
El reino de Dios se acercó a los hombres a través de Jesús, por consecuencia la iglesia es el depósito de la Gloria de Dios, para que su nombre sea santificado.
”Padre nuestro venga tu reino, santificado sea tu nombre”
Que maravilla más grande es saber que somos hijos de Dios. No puede haber regalo y adopción más tremenda que el de ser adoptados hijos suyos. Por consecuencia la iglesia es una familia de muchos hermanos que tiene vida sólo por acción del Espíritu Santo. No es por obra de hombre, si no de Dios. Bendito sea su nombre.

Ricardo Dulanto
Comunidades Cristianas del Perú