Jóvenes virtuosos

por Ricardo Dulanto
Introducción
La vida es pasajera, pasa como neblina y se sabe que lo que más dura es la vejez:
“Cuando no sabéis lo que será mañana.” Porque ¿Qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.” (Santiago 4:14)
Por eso la juventud hay que aprovecharla al máximo; porque mientras se es joven se tiene fuerza y vigor, lamentablemente ésta va desapareciendo con los años:
“La gloria de los jóvenes es su fuerza, y la hermosura de los ancianos es su vejez.” (Proverbios 19:29)
Para el adolescente y el joven es muy necesario el consejo y la corrección con el fin de que sean preparados para vivir sabiamente en la vejez:
“Escucha el consejo, y recibe la corrección, para que seas sabio en tu vejez” (Proverbios 19:20)
Los ancianos que llegan a vivir en justicia y son ejemplos de vida, tienen una corona de honra:
” Corona de honra es la vejez que se halla en el camino de justicia” (Proverbios 16:31)

Ejemplo de Jóvenes Virtuosos
Revisando las Escrituras encontramos varios modelos de jóvenes virtuosos, pero estudiaremos sólo 4 de ellos donde el que sobresale por supuesto es Jesús:

1. Jonatán, ejemplo de amistad
2. Josué, ejemplo de valentía
3. Jesús, ejemplo de obediencia a los padres
4. Timoteo, ejemplo de discípulo capacitado

1.- Jonatán, ejemplo de amistad
Jonatán amaba en gran manera a David, lo amaba tanto que estaba dispuesto a dar la vida por él: 
” Aconteció que cuando él hubo acabado de hablar con Saúl, el alma de Jonatán quedó ligada con la de David, y lo amó Jonatán como a sí mismo. Y Jonatán se quitó el manto que llevaba, y se lo dio a David, y otras ropas suyas. Y Saúl le tomó aquel día, y no le dejó volver a casa de su padre. E hicieron pacto Jonatán y David, porque él le amaba como a sí mismo su espada, su arco y su talabarte.” (1ª Samuel 18:1 – 4)
Jonatán amaba profundamente a David, como a sí mismo. Un amor profundo que muchas veces los jóvenes se prodigan, con algún amigo. Recuerdo que en mi juventud tenía amigos muy cercanos. En las diversas etapas de mi adolescencia y juventud tuve amigos con los cuales siempre andábamos juntos ya sea paseando, conversando, jugando, haciendo deportes y compartiendo aventuras o experiencias típicas de la edad. Hoy ya no estoy con ellos pero los recuerdo muy gratamente en mi corazón.
Vemos como Jonatán se despojó de sus ropas y sus armas como símbolo de disposición para cubrirlo y protegerlo ante el peligro. Eso es un amigo, alguien que está dispuesto a dar la vida y proteger a su amigo.
Existe un refrán muy conocido “Dime con quién andas y te diré quién eres”, podemos cambiar algunas palabras para entender mejor este refrán:”Dime con quién andas y te diré como terminas”; por eso los jóvenes deben escoger bien sus amigos, porque de las buenas compañías se saca provecho, más de las malas compañías se sacarán tristezas y dolores, porque si andas con delincuentes terminas en una banda de delincuentes, si andas con bebedores de vino, terminarás alcohólico, si andas con homosexuales, terminarás homosexual, si caminas con estafadores, terminarás en prisión, etc., etc. etc.
En cambio si caminas con jóvenes bien educados, que respetan a sus padres, que respetan la autoridad, que aman al prójimo entonces tus caminos serán de justicia y verdad.

Joven:
”Dime por dónde, cómo y con quién caminas y te diré como será tu final”
Amor es pensar en proveer lo mejor para el otro. Jonatán estaba al servicio de David por amor y estaría dispuesto a hacer lo indecible con tal de agradar el alma de David:
“Y Jonatán dijo a David: Lo que deseare tu alma, haré por ti. (1as Samuel 20:4)
Que tremenda muestra de sumisión, amor y desprendimiento el de Jonatán, hoy en día hace tanta falta esta clase de amigos porque el mundo se ha vuelto egoísta como lo dice la Escritura”:
“Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos,” (2ª Timoteo 3:2)
Los jóvenes y adolescentes deben saber que los mejores amigos son los padres, porque los buenos padres desean lo mejor para sus hijos. Roguemos a Dios para que la comunión y relación entre padres e hijos sean buenas y así asegurar una generación llena de la sabiduría de Dios.
Con cuanta razón lo enfatiza el profeta Malaquías, el amor de padres a hijos y de hijos a padres trae la bendición de Dios, lo contario trae maldición a las naciones:
“El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.”(Malaquías 4:6)

2.- Josué, ejemplo de valentía
La figura que tiene Josué es la de un joven valiente, aunque algunos estudiosos dicen que Josué tenía 40 o 50 años; claro en una época donde la gente vivía muchos años; por eso tener 50 eran aún estar fuerte y vigoroso para la guerra.
Los jóvenes de hoy lamentablemente envejecen muy rápido; ya sea por el estilo de vida y la mala alimentación que hoy se tiene.
Lo más grande que tenía Josué era que contaba con el apoyo y compañía del Señor:
” Y el ángel del Señor se le apareció, y le dijo: el Señor está contigo, varón esforzado y valiente” (Jueces 6:12)
El pueblo de Israel, los que andaban y combatían junto a Josué daba testimonio de la presencia de Dios en Él:
“Entonces uno de los criados respondió diciendo: He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y el Señor está con él.” (1Samuel 16:18)
Dios espera que tengamos confianza en Él a Josué el Señor le demandó que se esforzara y que fuera valiente. La presencia de Dios no significa que Él hará todo si no que Dios hará lo que no podemos hacer nosotros, y cada uno debe hacer lo que sabe y puede hacer y el Señor hará la parte gloriosa de manera sobrenatural.
"Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.(Josué 1:7 y 8)
Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo:
“Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.”. (Josué 1:5).
El Señor le pidió a Josué que se esforzara, es decir tenía que hacer muchos sacrificios para llevar al pueblo de Dios a la tierra prometida, pero la confianza estaba en que el Señor iba con él. Era muy importante que no se distrajera con la corriente nociva del mundo:
“Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.
Otro requisito importante era que tenía que meditar en la palabra del Señor de día y de noche:
Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien” .(Josué 1:7 y 8)

3.- Jesús, ejemplo de obediencia
Jesús aprendió el oficio de su padre pues, José era carpintero. Me imagino a Jesús moviendo maderas, alzando muebles, usando el martillo, usando reglas para medir, cargando aserrín, cepillando y lijando maderas, etc. etc. Pero, la mansedumbre y la sencillez de Jesús escandalizaba a los religiosos.
¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él. (Marcos 6:3)
Muchos hijos que heredan la profesión u oficio de sus padres. En la ciudad donde vivo me sorprende ver que los hijos de carniceros aprendieron este oficio de sus padres, lo mismo sucede con muchos colectiveros, mecánicos, comerciantes, agricultores, pescadores etc. Lo mismo llegó a suceder con Jesús, porque era obediente y ayudaba a José, aprendiendo por ende el oficio de carpintero:
Jesús vivía sujeto a sus padres:
”Y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.” (Lucas 2:51 y 52)
Aún para hacer su primer milagro Dios usó la obediencia que Jesús le tenía a su madre:
“Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora. Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que les dijere. (Juan 2:3)
Los jóvenes y adolescentes deberían tener los ojos puestos en la vida y las palabras de Jesús y verán que es muy conveniente obedecer a los padres, porque es un mandamiento con promesa:
“Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.”(Efesios 6:1-2)

4.- Timoteo, ejemplo de discípulo capacitado
Un discípulo es aquel que tiene un maestro. De ahí que no hay discípulo sin maestro, ni maestro sin discípulo.
Timoteo, era un joven discípulo muy amado por Pablo, y éste le instruyó para que enseñara a otros hombres, a pesar de ser joven trató temas doctrinales, anduvo ministrando de acuerdo al don que tenía, hizo obra de evangelista, estableció obispos, enseñó a jóvenes , señoritas, ancianos y aún a matrimonios:
“Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.”(2ª Timoteo 2.2)
Era un joven ejemplar virtuoso en todo lo que hacía. Su madre y su abuela lo criaron y enseñaron las Sagradas Escrituras desde niño, pues ésta es la mejor etapa para hacer discípulos sobre todo a nuestros hijos y nietos.
“y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.” (2ª Timoteo 3:15)
Timoteo estaba acostumbrado a recibir mandamientos de parte de Pablo, por ejemplo:
“Este mandamiento, hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia”(1Timoteo 1:18)

Recibía consejos:
“Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos. (2ª Timoteo 1:6)
Pablo le exhortaba y animaba, a que no se intimidara por su edad, si no que sea ejemplo para otros:
“Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.” (1aTimoteo 4.12)

Características de un joven virtuoso
Enumeraremos algunas características de un joven virtuoso:
1) En primer lugar un joven virtuoso ama a Dios sobre todas las cosas
2) Tiene a Cristo en su corazón
3) No deja de congregar en la iglesia
4) Es puro, llegando así casto al matrimonio
5) Es obediente al Señor, buscando siempre que agradarle
6) Es obediente y respetuoso con sus padres
7) Es respetuoso de las autoridades tanto civiles como eclesiásticas
8) Es trabajador
9) Es un conocedor y estudioso de la palabra de Dios
10) Medita en la palabra y se deleita en ella
11) Es servicial
12) Es honrado
13) Es afectuoso y respetuoso con los demás
14) Siempre está alegre
15) Sabe perdonar
16) Pide perdón cuando es necesario
17) Es fiel a todo lo que deba fidelidad
18) Practica deportes lícitamente
19) Respeta al fisco, pagando sus impuestos
20) Es un joven de ayuno y oración
21) Es aseado y ordenado
22) Es trabajador
23) Es pacifico
24) Es puro, llegando así casto al matrimonio
25) No se casa con yugo desigual
26) No es afeminado
27) No practica el lesbianismo
28) No participa de orgías
29) No habla groserías
30) No miente jamás
31) No murmura, ni chismea
32) No se enoja
33) No guarda rencor
34) No es pleitista
35) No se embriaga, ni se droga
36) No consulta a los brujos, ni hechiceros
37) No cree en supersticiones
38) No fornica
39) No tiene vicios
40) No se alegra de la desgracia ajena

CONCLUSIONES
Todo se puede resumir en un solo versículo bíblico:
“Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios. Quita, pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal; porque la adolescencia y la juventud son vanidad. “(Eclesiastés 11:9-10)
Los jóvenes que son formados por sus padres para la vida serán de gran provecho para la sociedad y la humanidad entera.
A todo esto los jóvenes de la iglesia tienen un rol protagónico en cuanto a impedir que la maldad avance.
Los jóvenes virtuosos harán retroceder las tinieblas en todo orden de cosas. En lo político, lo social, lo económico, lo moral, y lo religioso.
Fraternalmente, 
Ricardo Dulanto B.