"La Fama" - por Ricardo Dulanto Bautista

¿Qué es la Fama? 
El diccionario de la lengua española describe como fama: “Opinión que tienen las gente de una persona, pueblo, ciudad, país, cultura, etc.”.
Se puede tener buena o mala fama; ésta se difunde a través de las gentes, los medios de comunicación y muchas veces se hereda a través de las generaciones.
Los discípulos de Jesús estaban interesados en saber quién iba a ser el mayor; sin embargo les dijo que el que servía a los demás, ese sería el mayor, Jesucristo nunca tuvo interés en ser servido, porque dijo:
“El hijo del hombre no ha venido para ser servido, si no para servir”.
El apóstol Santiago escribe, que nuestra conducta denota nuestra naturaleza:
Pero la sabiduría que viene de lo alto es, ante todo, pura, y además pacífica, amable, benigna, llena de compasión y de buenos frutos, ecuánime y genuina” (Santiago 3:17)
Efectos que produce la fama
Existe buena y mala fama, por eso veamos lo que sucede con
cada una de ellas.
La buena fama atrae seguidores
La buena fama, el buen nombre y el buen testimonio son invalorables mientras vivamos en la tierra ya que es más valiosa que todo el oro del mundo. 
“Mejor tener buena fama que mucha riqueza; la buena fama es mejor que la plata y el oro” (Proverbios 22:1)
Cuan importante es tener buena fama y ser ejemplo en la forma de vivir, por eso dice en el libro de proverbios que la mujer ejemplar vale mucho: 
“Mujer ejemplar ¿quién dará con ella? Su valor excede al de las piedras preciosas” (PROVERBIOS 31:10)
Salomón pidió sabiduría a Dios y él se la concedió; de ahí que Salomón se hizo famoso por su sabiduría.
“Es mejor ser sabio que ser fuerte” (PROVERBIOS 24:5)
Cuando alguna persona tiene buena fama, la gente lo busca para aprovechar las virtudes por las que esta persona es famosa. Existen médicos, abogados, deportistas, cocineros, artistas y diversos profesionales famosos por lo cual la gente no escatima en pagar precios altos para escuchar conferencias de estos profesionales famosos; porque saben que el profesional tiene buena reputación y ofrece un servicio de calidad. También hay ciudades, pueblos, playas, paisajes, climas, que gozan de buena fama, por eso la gente se esfuerza por conocerlos. 
Existe un dicho popular que dice: “Haz fama y échate a la cama”; significa que el que tiene buena fama, no necesitará ir donde los clientes, si no, que por su buena fama los clientes lo buscarán. Lo más significativo se da en los restaurantes, cuando es bueno y de buena fama la gente asiste y lo recomiendan a otros; pero, si la atención al público es mala, los precios injustos, o la comida de mala calidad, entonces los consumidores se alejan.
La buena fama y el buen ejemplo son herramientas importantes para criar hijos de bien y por consiguiente lograr formar una familia de buen nombre.
La mala fama ahuyenta a la gente
Tomemos dos proverbios: 
“Es mejor vivir en la azotea de la casa que compartir la casa con una esposa agresiva” (PROVERBIOS 21:9)
“La mujer sabia edifica su casa la necia la derriba” (PROVERBIOS 14:1)
Cuando un producto de consumo es malo, inmediatamente adquiere mala reputación y por ésa, la gente no los consume y la empresa que lo produce sufrirá perdida. Lo mismo sucede con el turismo, si un país tiene fama de tratar mal al turista, entonces el turismo en ese país será muy pobre.
La Fama de Jesús
Los evangelios, son testimonios verdaderos que nunca podrán ser destruidos; muchos han querido impedir que se propaguen las buenas noticias (evangelio), pero no lo han logrado y más bien la fama de Jesús cada día se acrecienta más. Cada uno de los escritores de los evangelios ha captado lo ocurrido en las ciudades, pueblos y aldeas donde anduvo el Señor. 
Lucas escribe que Jesús, tenía buena conducta aun cuando era niño:
“El niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría, y la gracia de Dios reposaba en él.” (LUCAS 2:40)
1.- Sus obras lo hicieron famoso
Mateo escribe que Jesús recorría ciudades, pueblos y aldeas, donde él llegaba la gente lo escuchaba predicar y los que estaban enfermos eran sanos: 
“Jesús recorría toda Galilea. Enseñaba en las sinagogas de ellos, predicaba el evangelio del reino, y sanaba toda dolencia en el pueblo. 
Su fama se difundió por toda Siria, así que le llevaron a todos los que tenían dolencias, a los que sufrían de diversas enfermedades y tormentos, y a los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y él los sanó. 
Y lo seguía mucha gente de Galilea, de Decápolis, de Jerusalén., de Judea y del otro lado del Jordán” (MATEO 4:23 – 25)
La fama de Jesús se hizo conocida en toda Siria, maravillados por los milagros y las sanidades que hacia Jesús. Su fama lograba seguidores, tanto que de lugares vecinos y lejanos venían donde él estaba; no sólo para que les sanara, si no, para oírle ya que sus palabras traían revelación divina y hablaba como quien tiene autoridad y no como los escribas y fariseos.
Jesús se hizo famoso primero porque no cometió pecado, hizo muchos milagros y sanó muchas enfermedades y dolencias. 
2.- Sus palabras tenían sabiduría divina
Debemos resaltar que sus palabras son famosas y eternas, porque Él mismo dijo: 
“El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (MARCOS 13:31)
El apóstol Pablo recomienda que la palabra de Cristo abunde en nosotros:
“La palabra de Cristo habite ricamente en ustedes. Instrúyanse y exhórtense unos a otros con toda sabiduría; canten al Señor salmos, himnos y cánticos espirituales, con gratitud de corazón” (COLOSENSES 3:16)
Son muchas las palabras famosas de Jesús, podríamos citar algunas:
1. “Den al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”
2. “Consumado es”
3. “En la casa de mi Padre muchas moradas hay”
4. “No sólo de pan vivirá el hombre”
5. “El Hijo del Hombre no tiene donde recostar su cabeza”
6. “Ven y ved”
7. “Vayan y hagan discípulos”
8. “Recibiréis poder”
9. “Aprendan de mí que soy manso y humilde”
10. “El cielo y la tierra pasarán, más mis palabras no pasarán
11. “Ancho y espacioso es el camino que lleva a la perdición”
12. “Yo soy la luz del mundo”
13. “Vengan los haré pescadores de hombres”
Jesús dijo muchísimas palabras sabias, que irán pasando de generación en generación.
3.- Imposible narrar todas las obras que hizo
El apóstol Juan termina su evangelio con las siguientes palabras: 
“Éste discípulo que da testimonio de estas cosas, y que las ha escrito. Y sabemos que su testimonio es verdadero. Jesús también hizo muchas otras cosas, las cuales, si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir. Amén” (JUAN 21:24-25)
Algunos hechos que hicieron famoso a Jesús:
- Su nacimiento 
- La adoración de los sabios del oriente
- La conversión del agua en vino
- El sermón del monte
- Las enseñanzas por parábolas
- La multiplicación de los panes y los peces
- Las sanidades
- Los milagros
- La expulsión de demonios
- El ayuno de 40 días y 40 noches
- La tentación de Satanás
- La resurrección de Lázaro
- El lavado de pies
- La última cena
- El diálogo con Pilatos
- Su crucifixión
- Su resurrección
- Su ascensión a los cielos
La lista es interminable.
La fama de las iglesias
El apóstol Pablo escribía cartas a las iglesias, ya sea cuando estaba de viaje o cuando estaba encarcelado; resaltaba en ellas la buena fama de algunos y amonestaba a las que no andaban bien delante del Señor. 
Revisemos la fama de algunas iglesias según las cartas de Pablo:
a) La iglesia en Roma tenía fama de tener fe
“En primer lugar, por medio de Jesucristo doy gracias a mi Dios por todos ustedes y porque su fe se difunde por todo el mundo” (ROMANOS 1:8)
b) La iglesia en Corinto era famosa por que eran carnales
“Hermanos, yo no pude hablarles como a personas espirituales sino como a gente carnal, como a niños en Cristo.”(1ª.CORINTIOS 3:1)
c) La iglesia en Galacia Tenía fama de no entender bien los asuntos del reino de Dios, eran considerados como insensatos y necios
“¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre ustedes como crucificado? ¿Tan necios son? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne? (GÁLATAS 3:1y 3)
d) La iglesia en Éfeso tenía fama de tener fe y de ser amorosa.
“Por esta causa también yo, desde que supe de la fe de ustedes en el Señor Jesús y del amor que ustedes tienen para con todos los santos.” (EFESIOS 1:15)
e) La iglesia de Filipos tenía fama de colaborar con las misiones.
“Y bien saben ustedes, hermanos filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en cuestiones de dar y recibir, sino sólo ustedes. Incluso a Tesalónica una y otra vez ustedes me enviaron para cubrir mis necesidades.”(FILIPENSES 4:15)
f) La iglesia de Colosas Los hermanos de la a iglesia en Colosas también eran hermanos de fe y de amor.
“…pues hemos recibido noticias de la fe de ustedes en Cristo Jesús, y del amor que tienen por todos los santos.”(COLOSENSES 1:4)
g) La iglesia en Tesalónica era una iglesia muy trabajadora, y llena de esperanza.
“Constantemente los recordamos delante de nuestro Dios y Padre por sus actos de fe; por su trabajo, que es fruto de su amor, y por su sufrida esperanza en nuestro Señor Jesucristo” (1RA TESALONICENSES 1:3)
Eran muy diligentes en poner en práctica las enseñanzas de Pablo y esto servía de ejemplo para otros creyentes.
“Ustedes recibieron la palabra con gozo del Espíritu Santo, aún en medio de muchos sufrimientos, y llegaron a ser imitadores de nosotros y del Señor, con lo que llegaron a ser un ejemplo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya” (1RA.TESALONICENSES 1:6 y 7)
h) La iglesia en Creta tenían muy mala fama:
“Los cretenses son siempre mentirosos, malas bestias y glotones ociosos” (TITO 1:12)
Como podemos ver, las iglesias tenían algunas formas de vivir que las caracterizaban, y de ahí se les catalogaba como buenas o malas iglesias. Pablo, como perito arquitecto se dedicaba a corregir el caminar de las diversas iglesias y algunas veces, como en el caso de la iglesia en Creta, dejaba a Tito para que corrigiese lo deficiente:
“Por eso te dejé en Creta para que corrigieras lo deficiente y establecieras ancianos como yo te mandé” (TITO 1.6)
Hoy en día ya no existe una sola iglesia en una ciudad, pues hay muchas denominaciones y organizaciones que distorsionan la unidad de la iglesia. La fama de la iglesia evangélica y la católica son por demás conocidas, por eso no voy a dar detalles al respecto.
La fama en la vida de la iglesia del Señor
La iglesia es tipificada como el Cuerpo de Cristo, la familia de Dios, pueblo escogido por Dios, la esposa del cordero, nación santa, edificio de Dios, templo del Espíritu Santo, por eso es muy necesario que los miembros del cuerpo de Cristo tengan una conducta acorde con su naturaleza divina, ya que el Espíritu Santo, el CONSOLADOR mora en nosotros y es una persona divina que se contrista cuando nos conducimos mal.
El libro de los Hechos, narra que las viudas de los griegos no estaban siendo bien atendidas en la distribución diaria de alimentos: 
“Entonces los doce convocaron a todos los discípulos y les dijeron: No está bien que desatendamos la palabra de Dios por atender a las mesas. 
Así que hermanos, busquen entre todos ustedes a siete varones de buen testimonio (fama), que estén llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, para que se encargue de este trabajo” (HECHOS 6: 2)
Para ser Obispo o Diácono en la iglesia es necesario tener buen testimonio (buena fama) de los de afuera. La buena reputación, el buen testimonio y el ejemplo de vida son fundamentales para que un hombre ocupe funciones de responsabilidad dentro de la iglesia.
“Porque es necesario que el obispo, como administrador de Dios, sea irreprensible, no afecto al vino, ni pendenciero, ni codicioso de ganancias deshonestas” (TITO 1:7)
La fama de los países
Los países pueden ser famosos por su cultura, su riqueza histórica, sus comidas, sus paisajes naturales, por sus obras artísticas, por el deporte, etc. Por ejemplo, para nadie es desconocido que:
Brasil, es famoso por ser un país con buena trayectoria futbolística, por su rico folklor, por sus cataratas, el café, etc.
Argentina, es famoso por su vino, su ganadería, el tango, etc.
Colombia, es famoso por su café, sus paisajes, la cumbia, etc.
Chile, es famoso por su buen vino, su clima austral, su cultura europeizada, etc.
Bolivia, es famoso por contar con el lago Titicaca y su riqueza folklórica
Perú, es famoso por contar con Machupicchu, sus comidas, su folklor, sus paisajes naturales tanto en la costa, la sierra y la selva.
Venezuela, es famosa por su riqueza petrolífera.
Estados Unidos de Norteamérica, es famoso por ser una nación desarrollada en todo orden de cosas
México, por su música, sus paisajes, comidas, etc.
Los países de Centroamérica son famosos por sus hermosas playas, su música, etc.
Los países de Europa por su riqueza cultural y desarrollo industrial.
Los ingleses, son famosos por su puntualidad.
Los italianos, son famosos por su comida y las artes.
Los franceses, famosos por su comida, licores y perfumes.
El Japón, por su tecnología desarrollada.
Corea del Norte, por ser una nación pujante y de tener una vida disciplinada.
China, famosa por su comida y costumbres orientales.
Algunos personajes famosos
A.- Bíblicos
Hombres: Adán, Caín, Noé, Abraham, Moisés, Sansón, David, Juan el Bautista, Pedro, Lázaro, Pilatos, Judas, José, Pablo, Juan, etc.
Mujeres: Eva, Ruth, Dalila, María, Martha, Safira, etc.
B.- Históricos y políticos:
Hombres: Nerón, Hércules, Hitler, Atila, Kennedy, Martin Luther King, Fidel Castro, etc. 
Mujeres: Cleopatra, la Reina Isabel, Jaqueline Kennedy, etc.
C.- Artistas de cine:
Hombres: Marlon Brandon, Franco Nero, Jorge Negrete, Richard Burton, etc.
Mujeres: Xiomara Alfaro, Sofía Loren, etc.
D.- Deportistas:
Hombres: Pelé, Maradona, Cassius Clay, Elton Sena, etc.
Mujeres: Lucha Fuentes, Quina Malpartida, etc.
CONCLUSIONES
Nuestra conducta trae consigo una fama que puede ser buena o mala. La opinión de los demás será el calificativo para nuestra fama. La fama se divulga, se expande y se extiende rápidamente entre las gentes.
Los países, ciudades, pueblos y culturas se hacen merecedores de una fama que las diferencia de las demás. Las personas reciben buena o mala fama por su conducta, así tenemos:
BUENA FAMA:
Honrados, misericordiosos, mansos, humildes, obedientes, reverentes en su porte, decentes, respetuosos, sencillos, bondadosos, fieles, educados, piadosos, sociable, puntual, serio, prudente, alegre, trabajadores, etc.
MALA FAMA:
Hechiceros, ladrones, mentirosos, rebeldes, irrespetuosos, rebeldes, desobedientes, impuntuales, chismosos, murmuradores, traidores, glotones, ociosos, etc. Si nuestra fama es buena nos buscarán; si es mala nos evitarán.
Es bueno preguntarse:
1. ¿Qué fama tiene el país, ciudad, pueblo, barrio donde vivimos?
2. ¿Qué fama tiene la iglesia donde congregamos?
3. ¿Qué fama tenemos cada uno de nosotros en la iglesia?
4. ¿Qué fama tenemos en nuestra casa?
5. ¿Qué fama tenemos en el lugar donde trabajamos?
6. Si somos negociantes ¿qué fama tenemos con los clientes y proveedores?
7. Si somos estudiantes ¿qué fama tenemos en la escuela, en la academia, la universidad?
8. ¿Tenemos buena o mala fama?
9. ¿Somos famosos por ser honrados, responsables, puntuales, serios, bondadosos, respetuosos
10. ¿Somos famosos, por llegar tarde a las citas, no ser serios, por ser irresponsables, glotones, murmuradores, chismosos, pendencieros, estafadores, etc.?
Las respuestas no las tenemos que dar nosotros; si no los que nos rodean; ellos calificarán si tenemos buena o mala fama. 
Querido lector, si te has arrepentido y reconocido a Jesús como tu Señor, entonces ahora eres: 
Una nueva criatura, miembro del cuerpo de Cristo, un ciudadano de la nación santa un hijo de Dios, discípulo de Jesucristo, hermano de Jesucristo, somos sal y luz del mundo, nuestra fama, reputación o conducta, dejará bien o mal puesto el nombre del Señor Jesús. 
¡Éramos hijos del diablo, más ahora somos hijos de Dios comportémonos como tal! “El cristiano no sólo debe serlo…si no, parecerlo”.
Como dicen en COLOMBIA: ¡Si Señor!
Fraternalmente,

Ricardo Dulanto Bautista
MAYO 2015